viernes, 2 de marzo de 2018

Ciudadanos abre una guerra con Madrid y pide mantener el impuesto de sucesiones


Ciudadanos, impuestos, madrid, socialistasCiudadanos, el partido de Albert Rivera, comienza a desvelar su propuesta de financiación territorial. Y lo ha hecho en el Parlamento de Andalucía, donde ha asumido las tesis del Partido Socialista y de la comisión de expertos sobre financiación autonómica, que han planteado la necesidad de que ninguna comunidad autónoma —en clara referencia a Madrid, que lo bonifica en un 99%— tenga la posibilidad de anular por la vía de los hechos la eficacia recaudatoria del impuesto de sucesiones y donaciones.

Ciudadanos, en esa línea, propone armonizar el tributo que grava las herencias con un “mínimo exento elevado y tipos que irían en función del grado de parentesco”. Es decir, acabar con la política de exención total que han diseñado algunos gobiernos regionales. En particular, el de Madrid, que ha llevado la iniciativa sobre este asunto en el conjunto del país provocando una competencia a la baja. Hasta el punto de que otras comunidades han dejado el impuesto prácticamente como residual.

La otra gran novedad en el discurso territorial de Ciudadanos tiene que ver con el impuesto sobre el patrimonio, también cedido a los gobiernos regionales. En este caso, se propone que el control pase a manos de la Agencia Tributaria estatal y no como ahora, que está a cargo de las agencias autonómicas. En este caso, Ciudadanos no cuestiona una política de exención total, sino que propone que las CCAA que decidan no recaudar por patrimonio estén, sin embargo, obligadas a exigir a los contribuyentes una declaración censal de sus bienes.



Los representantes de Castilla y León y La Rioja apoyan una propuesta de Andalucía para que Montoro fije en menos de un mes una posición en la comisión técnica que negocia la reforma
Esta propuesta tiene que ver con un viejo problema de control del fraude en el impuesto que grava la riqueza, toda vez que este tributo es fiscalizado y recaudado por los entes territoriales. Sin embargo, en el IRPF quien investiga es el Estado a través de la Agencia Tributaria. El resultado es que hay mucha descoordinación y fraude, ya que muchas veces no es coherente la renta declarada en el impuesto sobre la renta con la que se incorpora en la declaración por patrimonio.

En esta línea, se propone intensificar la colaboración entre las agencias tributarias autonómicas y la Agencia Tributaria Estatal para “mejorar la gestión, recaudación, liquidación e inspección de los impuestos, así como el afloramiento de cantidades de fraude y evasión fiscal”. El partido de Rivera esgrime estudios que estiman que el fraude fiscal se situaría en torno a 26.000 millones de euros.