lunes, 5 de marzo de 2018

Las víctimas reales de la crisis migratoria en Europa son las mujeres



víctimas, europa, inmigrantes, mujeres, islam, musulmanesTras más de dos años en los que Europa ha recibido millones de inmigrantes y refugiados procedentes del norte de África y de países como Siria, Irak y Afganistán, se puede decir que las principales víctimas de la crisis migratoria experimentada por Europa son las mujeres.

Son miles las mujeres que en los últimos dos años han sido violadas, abusadas sexualmente o asesinadas a manos de un inmigrante o un refugiado, las estadísticas están ahí y demuestran que las mujeres europeas son las principales víctimas.

Todo comenzó en la Nochevieja del 2015-2016, cuando en Colonia, durante la celebración del Año Nuevo, cerca de mil mujeres fueron abusadas sexualmente por numerosos grupos de inmigrantes del norte de África y de Siria.



La reacción de los medios de comunicación fue el de comenzar a censurar noticias que estuvieran relacionadas con mujeres violadas a manos de inmigrantes. Numerosos medios han tratado de esconderlas pero la verdad siempre acaba saliendo y en los últimos meses, han ido surgiendo noticias de adolescentes violadas y asesinadas, mujeres abusadas sexualmente mientras hacían deporte, o violaciones en grupo, todo ello ante unas autoridades que eran incapaces de reaccionar.

Alemania, Suecia, Italia, Bélgica, Francia, Austria o Reino Unido son algunos de los países que más casos han registrado.

Es difícil encontrar alguna otra época en Europa que las mujeres hayan estado tan en peligro.
Si pensáis que exageramos, os dejamos algunos casos que se han producido en los últimos meses.
Austria: Una mujer de 72 años fue violada por un afgano menor de edad; como resultado perdió las ganas de seguir viviendo.

Bélgica: Una joven muchacha fue drogada y violada tras un inmigrante después de que esta le preguntará cómo llegar a la estación.

Francia: Dos adolescentes fueron apuñaladas hasta la muerte por un inmigrante en Marsella.

Alemania: Una estudiante de medicina de 19 años fue violada y asesinada por un inmigrante afgano.

Alemania: Una joven de 17 años fue asesinada por su ex novio. Un inmigrante que conoció en una quedada entre adolescentes y refugiados organizada por el alcalde de la ciudad.

Italia: Una mujer polaca fue violada en grupo por cuatro inmigrantes africanos en Rimini.

Holanda: Una joven chica fue violada y casi ahogada por un solicitante de asilo en la localidad de Kampen.

Suecia: Una mujer fue apuñalada hasta la muerte tras rechazar salir con un inmigrante que había presentado una solicitud de asilo.

Suecia: Una mujer en silla de ruedas fue violada por varios inmigrantes.

Suiza: Seis mujeres fueron abusadas sexualmente por un hombre “de piel oscura”.

Reino Unido: Bandas de musulmanes han violada a numerosas chicas en los últimos meses.

Y así podríamos seguir durante horas. El resultado de los ataques hacia las mujeres ha sido devastador. Hemos escuchado historias de familias destrozadas, chicas que se han suicidado tras ser violadas e incluso mujeres que han perdido toda motivación por la vida después de sufrir experiencias traumatizadoras.

En Suecia se ha llegado a recomendar a las mujeres a no salir solas a la calle, mientras que en Alemania, ha sido necesario crear “zonas seguras para mujeres” para evitar violaciones durante las grandes celebraciones.

Las mujeres europeas son las claras víctimas de la crisis migratoria. Han perdido su libertad ante la voluntad de dársela a aquellos que venían huyendo desesperadamente de las guerras de sus países de origen.