martes, 3 de abril de 2018

Una diputada de En Marea, identificada en un grupo sospechoso de vandalismo


Podemos, en Marea, diputada, sospechosoUn atestado de la Policía Local de Santiago de Compostela sitúa a una diputada autonómica de En Marea, Paula Quinteiro (Podemos), como protagonista de un control policial por vandalismo. Según los agentes que redactaron el parte, la parlamentaria intentó obstruir la identificación de una persona y amenazó a estos con denunciar su actuación a través de iniciativas en el legislativo autonómico.

El origen de los hechos se sitúa en una llamada que recibe la Policía Local de Santiago. Un vecino denuncia que se están produciendo actos vandálicos en el entorno de la calle del Hórreo, ya que tres individuos de un grupo que se encontraba por esa zona «al parecer iba rompiendo los espejos retrovisores de los vehículos que se encontraban estacionados» en un vial adyacente, mientras el resto de integrantes «les animaban a seguir rompiéndolos y les reían las gracias, llevando uno de ellos puesto un gorro de color verde».



La diputada dice que intentó mediar entre la Policía y un joven que les hizo una peineta y los insultó a gritos.

Una patrulla de agentes municipales desplazada a la zona detecta a un grupo que correspondía con la descripción facilitada por el denunciante, al identificar entre sus miembros a una persona «que portaba un gorro de color verde, y que otro, el cual portaba una botella de cerveza, mostraba una actitud e intentar golpear diverso mobiliario urbano, así como vehículos estacionados». Al percatarse de la presencia de los agentes, esta segunda persona los saluda al grito de «Policía, hijos de puta» y les hace una peineta, según recoge el atestado al que ha tenido acceso ABC.

Unos metros más adelante, y con el apoyo de una patrulla de la Policía Nacional, los municipales interceptan al grupo y solicitan la identificación al joven que los insultó, «negándose en principio a ello y llamando a voces por el nombre de Paula». En este momento, la diputada se interpone entre el agente y el joven que se estaba tratado de identificar «exhibiendo una tarjeta parlamentaria, tratando de impedir la identificación y dificultando en todo momento la actuación policial».

La diputada en cuestión es Paula Quinteiro, militante de Podemos y miembro del grupo parlamentario de En Marea en la Cámara gallega. La mujer se dirige a los agentes de esta manera: «¿Qué hacéis? Yo soy diputada y estáis interfiriendo en mi labor parlamentaria. ¿Vosotros sabéis lo que estáis haciendo? Estáis secuestrando mi labor parlamentaria y tenéis que saber que yo tego un régimen especial». Quinteiro les amenazó además con «interponer una interpelación parlamentaria ante el Parlamento Gallego por la actuación policial».

La diputada aprovechó el revuelo «para coger un teléfono móvil que se usa como material de dotación policial». Luego alegó que creía que era de un compañero
Los agentes le ruegan que se aparte para completar el proceso de identificación del chico que los había insultado, pero Quinteiro insistió «en dificultad la actuación policial». A pesar de solicitarle los policías su DNI, la interpelada exhibió «una tarjeta de diputada del Parlamento (...) en la que se puede observar que la foto impresa es la misma que coincide con la persona que la muestra». Aun hubo más. El atestado recoge cómo la diputada, «en medio del revuelo, aprovechó la ocasión para coger disimuladamente un teléfono móvil que se usa como material de dotación policial», y al ser advertida por los agentes, replicó que «lo había cogido porque pensaba que era de un compañero suyo».

Debido a la tensión del momento, los agentes renunciaron a identificar a más integrantes del grupo —compuesto por unas quince personas—. Así informaron a la diputada y sus compañeros del motivo de la identificación, y todos negaron tener relación alguna con los hechos vandálicos denunciados.