miércoles, 9 de mayo de 2018

Carmena gasta 60.000€ en un gimnasio para perros mientras 3.000 madrileños duermen en la calle


Carmena, podemos, ahora madrid, madrileños, perrosLa alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, junto a su equipo de concejales, han perdido definitivamente el oremus.

Resulta que cuando llegaron al Ayuntamiento de Madrid, por 'cortesía' de Pedro Sánchez, obligando a Antonio Miguel Carmona a hacer de tripas corazón para suscribir un acuerdo con Ahora Madrid y encima verse luego decapitado como portavoz del PSOE en la capital para meter a Puri 'Puntapié', que diría Federico Jiménez Losantos, la ciudad, según los podemitas, tenía un drama bestial: decenas de miles de niños estaban más famélicos que la legión, según pueblica Periodista Digital

La cifra, tirada como barro a la pared, a ver si colaba, resulta que era más falsa que un euro de madera .Pero la cosa era vender la imagen de un 'nuevo Ayuntamiento', de un consistorio social, muy social y muy solidario.



Como el famoso 'Welcome refugees'. ¿A cuántos refugiados ha metido Carmena o alguno de los suyos en su casa? La respuesta es tan evidente como el agujero de un donut. Cero patatero (o Zapatero, que para el caso es lo mismo)

Y claro, en una ciudad con tantas apreturas sociales como Madrid, con 3.000 personas viviendo en la interperie o, con un poco de suerte, durmiendo en las noches en un albergue, quizá se haría perentorio buscar una solución a esos ciudadanos, procurarles una vivienda, ropa, comida, pago de luz, agua y gas e incluso poder insertarles en el mercado laboral. Pues va a ser que no.

Ahora la prioridad de la señora Carmena son los perros. Sí, igual tiene miedo a que le ladren los simpáticos bichos de cuatro patas y, viendo que viene el verano y que hay que ponerse en forma ha decicido que en la plaza de la Villa de París, muy cerquita de Colón y de Recoletos, en pleno cogollo judicial (Audiencia Nacional y Tribunal Supremo), se va a gastar la cifra de 60.000 euros para ponerle un gimnasio callejero a los perritos.

Algo que si lo pensara solo unos minutos, y  aunque solo fuera egoistamente. este despropósito no le dará muchos o ningún voto en las próximas elecciones, ya que los canes no votan, de momento... porque visto lo visto en cualquier momento los vemos haciendo cola en los colegios electorales para depositar su voto perruno.

Ver para creer