lunes, 28 de mayo de 2018

Las juras de bandera se duplican en Cataluña desde el 1-O



bandera, españa, cataluña, nacional, 1 de octubreSi fuese necesario, a día de hoy hay en Barcelona 600 personas que no dudarían ni un momento en entregar su vida en defensa de su país. El pasado 12 de mayo en el cuartel general del Bruc, en Barcelona, estos jurandos prometieron o juraron «guardar la Constitución» como norma fundamental, honrar a la patria y mostrarán su lealtad al Rey Felipe VI.
Una promesa que reafirmaron precisamente en la capital de Cataluña, donde el desafío independentista que pretende separar al 54,1% de catalanes que no se siente nacionalista, y al 38,2% que se siente en la misma proporción español que catalán, según la última encuesta del CIS. Una jura de bandera –la segunda tras el referéndum ilegal– que llegó tras constatar que el mundo del independentismo no llega a ningún acuerdo para investir nuevo president, tras las pasadas elecciones del 21 de diciembre.


La cifra de 600 jurandos civiles que sellaron su promesa con su país duplica el número de personas que lo hicieron justo antes de que se celebrara el referéndum ilegal del 1 de octubre. Exactamente 300 civiles iniciaron su compromiso patriótico el pasado 23 de septiembre a las puertas del Castillo de San Fernando de Figueras (Gerona). Aunque la desafiante fecha de la consulta catalana atenazaba ya a los catalanes, la celebración fue todo un éxito, según los organizadores de la jura.
Este ejercicio de lealtad hacia la Constitución y la bandera española donde los jurandos civiles profesaron su amor por España fue el segundo en celebrarse desde el 1 de octubre. Precisamente, el mismo día que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy cesaba a Carles Puigdemont y a todos los miembros de su Govern y limitaba las funciones del Parlament de acuerdo a la aplicación del artículo 155 de la Carta Magna, 147 civiles juraban bandera en la Academia General Básica de Suboficiales de Talarn (Lérida).
Con la mirada puesta en el pasado, las cifras de las juras de bandera también fueron altas en Barcelona antes de producirse el desafío independentista. En junio de 2015, 600 personas mostraban también su lealtad al Rey. El año pasado, en mayo, la misma cifra de civiles prometía fidelidad a la bandera rojigualda en el mismo lugar