jueves, 31 de mayo de 2018

PSOE, Compromís y Podemos reclaman al Ejército que abandone su principal sede en Valencia



Valencia, PSOE, Compromís, podemos, ejército,Las Cortes Valencianas han aprobado, gracias a los votos del PSPV y Compromís y de sus socios parlamentarios de Podemos, una moción de Compromís que reclama la "desmilitarización" del Convento de Santo Domingo de Valencia, la principal sede del Ejército en la región, y que el Gobierno ceda el edificio que alberga históricamente a Capitanía al Consell para su uso público. Ciudadanos se ha abstenido y el Partido Popular ha votado en contra.

La moción ha sido defendida este martes en la Comisión de Educación y Cultura por la diputada de Compromís María Josep Ortega, quien ha denunciado que ese "emblemático edificio" ha sido objeto de "graves agresiones" como pintadas con purpurina, daños en el altar mayor o la desaparición de una talla, en las que el Gobierno "no ha tenido interés".



"Para que los valencianos lo disfruten, la tutela de la protección y gestión debe ser de la Generalitat y el Ayuntamiento", ha señalado Ortega tras indicar que los militares que ocupan este inmueble "se cuentan con los dedos de una mano" y podrían ser reubicados en otras instalaciones cercanas del Ministerio de Defensa, como las de Bétera.

Además, ha recordado que en su interior ha estado expuesta la estatua de Francisco Franco desde que se retiró de la plaza del Ayuntamiento de València en 1983 hasta 2007.

Se ha referido al convenio de La Haya, que establece la necesidad de proteger los bienes culturales que puedan ser objetivos militares en situaciones de conflictos armados, y ha señalado que una vez se recupere su cesión como edificio desmilitarizado se dará a conocer a la ciudadanía como uno de los bienes más importes y se garantizará el acceso público.

Según ha expuesto la diputada de Compromís, el antiguo convento de Predicadores, ahora conocido como convento de Santo Domingo, es uno de los monumentos con mayor interés histórico y artístico de la ciudad.

El complejo, cuya primera piedra fue colocada por el rey Jaime I en 1239, fue sede de la Orden de Predicadores y entre sus muros vivieron, entre otros, los santos Vicente Ferrer y Luis Bertrán.

Además de su carácter religioso, el edificio tuvo una notable trascendencia política por haber acogido en diversas ocasiones las sesiones de Les Corts Valencianes forales.

Por Ciudadanos, la diputada Mercedes Ventura ha señalado que el convento es de uso militar pero también acoge actos institucionales y religiosos, y ha reconocido que se trata de un patrimonio cultural de elevado valor y debería estar abierto a la ciudadanía.

En una enmienda que ha sido rechazada, Ciudadanos ha pedido la apertura del edificio al público cuatro días al mes, aunque desde Compromís le han recordado que gracias a un acuerdo con la Generalitat el Convento forma parte de los palacios transparentes y visitables.

El diputado socialista Fernando Delgado ha expresado que uno de sus "sueños" es convertir el Convento en un museo y que, uniéndolo al palacio del Temple, sede de la Delegación del Gobierno, y al Museo de Bellas Artes San Pio V, se pueda realizar "un itinerario museístico extraordinario" en València.

"Tanto Santo Domingo como el Palacio del Temple son partes del patrimonio que deberían descentralizarse y correspondería a una visión federal de la cultura y el patrimonio", según Delgado.

Por parte del PP, Miguel Ángel Mulet ha dicho estar "triste" porque en los últimos tres años se ha hecho un "mal uso de los valores de la cultura" y ha señalado que el Convento de Santo Domingo "no es solo de los valencianos, sino de los españoles y de la Humanidad".
"Hoy se trata de desmilitarizar y otro día de descristianizar, la cosa no es broma", ha dicho Mulet, quien considera que no es una propuesta "con rigor" y aunque ha dicho que le parecería bien tener más patrimonio ha defendido que sea con "propuestas más razonables".