miércoles, 11 de julio de 2018

La primera obsesión de Iglesias en RTVE: dejar sin misa a 350.000 ancianos


Iglesias, catolicismo, RTVE, misa, televisión, la 2A juzgar por los antecedentes, la retransmisión dominical está amenazada de muerte. Hace un año, la primera iniciativa de Iglesias sobre RTVE fue para exigir su supresión pese a su audiencia



Fue en marzo el pasado año la primera iniciativa de calado de Podemos en el Congreso sobre RTVE . Y la proposición no de ley registrada por los de Pablo Iglesias comenzaba con este literal: "El Congreso de los Diputados insta a la Corporación RTVE a suprimir las emisiones de misas que semanalmente se programan y permanecer neutral, aconfesional y respetuosa con todas las creencias e ideologías de la ciudadanía".

La argumentación del partido morado proseguía así: " La sociedad española es muy diversa plural. En España conviven personas de muchas ideologías y de distintas creencias religiosas: católicas, islamistas, evangelistas, ortodoxas, ateas, agnósticas o judías. Son formas todas ellas muy legítimas de entender el mundo".


Y remataba Podemos: "Ante la imposibilidad de dar cabida a todos y cada uno de estos sistemas ideológicos y conjunto de creencias, y para que ninguna persona pueda sentirse discriminada, la actitud más sensata de una televisión pública es la de absoluta neutralidad en materia de ideologías, religión o creencias. Y esto debe traducirse en el cese de las emisiones televisivas de determinados ritos religiosos, misas católicas básicamente, que actualmente se emiten".

Pero el castigo que Iglesias pretendía infringir a los españoles de mayor edad -siempre reacios a votar a Podemos, como sus máximos dirigentes han reconocido- se saldó con un sonoro fracaso. La primera retransmisión de la misa en La 2 tras el debate de esta iniciativa disparó su audiencia hasta un 18,6% de cuota de pantalla con 964.000 espectadores.

Los cuatro domingos anteriores su cuota de pantalla osciló entre el 6,5% y el 7% y su audiencia se situó entre los 315.000 y los 375.000 espectadores.

Ahora, con la presencia en el Consejo de Administración de al menos dos consejeras de Podemos conocidas por su animadversión a la Iglesia, como Rosa María Artal y Cristina Fallarás, nadie duda en RTVE que la retransmisión dominical está amenazada de muerte.