jueves, 2 de agosto de 2018

Monica Oltra no tiene dinero para ancianos españoles pero sí para inmigrantes ilegales


monica oltra, podemos, españoles, ancianos, inmigrantes
Parece que los ciudadanos españoles somos ciudadanos de segunda en nuestro propio país.

Al menos, es la sensación que se tiene leyendo la prensa local de la Comunidad Valenciana. En la provincia de Castellón, se están movilizando los trabajadores de los centros de atención a la tercera edad debido a los incumplimientos de la vicepresidente del gobierno regional, Mónica Oltra. La vicepresidente había prometido que el 1 de julio se habrían creado las plazas necesarias para poder contratar a los trabajadores que los ancianos de esos centros necesitan. Pero parece que, de momento, Oltra no está cumpliendo sus promesas.


Qué diferencia de trato respecto a los inmigrantes ilegales. Durante la crisis del Aquarius, a Oltra le faltó tiempo para actuar. A los cinco minutos de iniciarse la “crisis” (en realidad, una falsa crisis creada de manera artificial por los medios de comunicación) Oltra ya estaba removiendo cielo y tierra y sacando dinero de donde fuera para atender a aquellos 600 inmigrantes ilegales. Sanitarios, traductores, fuerzas de seguridad, funcionarios de todo tipo…Oltra no reparó en gastos para atender a los ocupantes del Aquarius. Ocupantes que luego se mostraron bastante poco agradecidos y mostraron una actitud bastante lejana de lo que se podría esperar de un supuesto “refugiado de guerra” o de un inmigrante ilegal que huye de una situación desesperada. Lo primero que hicieron algunos de aquellos inmigrantes fue salir de fiesta por la zona e irse a celebrar el día de San Juan. No parece una actitud muy normal que unos inmigrantes musulmanes que han vivido un supuesto horror lo primero que hagan sea irse de fiesta durante una festividad cristiana. Oltra disculpó ese increíble comportamiento diciendo que “han hecho lo que hacen los adolescentes, que es irse de fiesta”. Sin comentarios.

Pero no es solo esto. Mónica Oltra también fue la que impulsó la Renta General Valenciana, una paga que el Gobierno Valenciano entrega a aquellas personas “en situación de necesidad” que, en casi todos los casos, es la expresión código para referirse a “inmigrantes ilegales”. Hasta 532 euros mensuales podrá cobrar un inmigrante ilegal que lleve un año empadronado en la Comunidad Valenciana. Un auténtico efecto llamada que en otras regiones españolas, como la vasca, provocó una llegada masiva de musulmanes que ha tenido consecuencias desastrosas. Mónica Oltra es una “chica de Soros”. Desde el año 2011, esta separatista de extrema izquierda fue promocionada de manera descarada por La Sexta, la televisión del magnate judeo-húngaro, junto a Pablo Iglesias, Ada Colau o Alberto Garzón, todos agentes izquierdistas, globalistas, pro-inmigración y anti-España al servicio de la agenda de Soros. Una agenda que exige inundar España y Europa de inmigrantes, dedicándole todo el dinero que haga falta.

En esa agenda, los ancianos españoles, aquellos que han dedicado su vida a levantar el país, no cuentan. En la Comunidad Valenciana y en España, en este Régimen-78, los políticos lo tienen claro: los inmigrantes primero.