jueves, 9 de agosto de 2018

Sánchez restituye por decreto una concesión de 26,6 millones de Rajoy al PNV que el PP tumbó en el Senado


PNV, pedro sánchez, psoe, pp, senadoEl Gobierno de Pedro Sánchez no se olvida de quienes le ayudaron a llegar a la Moncloa. Al menos no del PNV. Por ello, ha decidido devolver una de las concesiones que el PP le otorgó a cambio de su apoyo a los Presupuestos en el Congreso de los Diputados y que posteriormente, tras la moción de censura, le retiró vía enmienda en el Senado.
Se trata de una histórica reclamación de la formación jeltzale, 26,6 millones de euros para saldar una vieja deuda de Hobetuz, la fundación vasca para la formación profesional continua, que el Sepe (el Servicio Público de Empleo, antiguo Inem) le reclamaba desde 1999.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy incluyó en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2018 el pago de esta deuda a cambio del apoyo de los diputados nacionalistas en el Congreso. Y así lo hizo, hasta que Pedro Sánchez y su moción de censura se cruzaron en su camino.
Cuando el socialista optó por mantener las Cuentas que habían elaborado los populares, éstos decidieron introducir algunas enmiendas durante su tramitación en el Senado, entre ellas, la de retirar los 26,6 millones de euros comprometidos para pagar la deuda de Hobetuz y otros 8 millones para proyectos energéticos que también había prometido al PNV.
El Gobierno socialista, sin embargo, ha decidido ahora devolver el favor a los nacionalistas aprobando en el último Consejo de Ministros del verano un decreto-ley para conceder una subvención extraordinaria y urgente a Hobetuz (hoy integrada en el sistema vasco de Empleo, Lanbide), por importe de los citados 26 millones.
El decreto, publicado el sábado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) asegura que es compromiso del Gobierno «la ejecución y cumplimiento de todos los compromisos presupuestarios incluidos en la propia Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2018, respetando plenamente la voluntad expresada por las Cortes Generales en el proceso de aprobación parlamentaria».
A juicio del Ejecutivo, «resulta ineludible la adopción de medidas excepcionales» para dotar con 26,6 millones a Hobetuz al existir «razones de interés público y social de primer orden que justifican la concesión de una subvención de forma directa, con arreglo a lo dispuesto en los artículos 22.2.c) y 28 de la Ley 38/2003, de 17 de noviembre, General de Subvenciones.

Deuda histórica

El conflicto con Hobetuz viene de atrás. La fundación vasca para la formación profesional se financiaba fundamentalmente con dinero del Gobierno central.Entre los ejercicios 1996 y 1999 no agotó todos los fondos con los que se le había dotado y devolvió el excedente al Gobierno vasco, algo más de 16 millones de euros. El Ejecutivo central reclamó entonces la devolución de sus fondos sin éxito y en 2014 acabó siendo la Audiencia Nacional la que sentenció que Hobetuz debía devolver esa cantidad al Estado, más los intereses generados (hasta los 26,6 millones), aunque ya no la tenía.
Hobetuz se quedó entonces al borde de la quiebra y a punto estuvo de echar el cierre. El Gobierno vasco salió en su auxilio y abonó al Ejecutivo central lo adeudado, pero desde entonces reclama que se le reintegre ese importe, al considerar que cuando el Estado le transfirió en 2010 las competencias de las políticas activas de empleo las cuentas se habían quedado a cero automáticamente, sin deudas pendientes, por lo que nunca debía haber abonado lo que se reclamaba a Hobetuz.
Pero nadie le hizo caso durante años, hasta que el Ejecutivo de Rajoy se vio en la necesidad de contar con sus cinco votos para sacar adelante sus Presupuestos en elCongreso. Se lo prometió ya en 2017, cuando el respaldo parlamentario del PNV también fue necesario para aprobar las cuentas y quedaron en habilitar una partida específica en los PGE para 2018.Así lo hicieron y así se dio por solucionada una histórica crisis entre ambas administraciones, hasta que Pedro Sánchez planteó y consiguió ganarse al PNV con su moción de censura a Mariano Rajoy.
El Partido Popular decidió retirar su concesión al PNV, vía enmienda en el Senado. El Ejecutivo vasco perdió por esta vía los 26,6 millones prometidos por Hobetuz y otras dos partidas para proyectos energéticos por algo más de 8 millones de euros: 5,5 millones para el centro energético Cidatec y otros 3 millones para el laboratorio energético marino Bymep.