martes, 27 de noviembre de 2018

Colau politiza la Navidad: permite lazos golpistas en las luces decorativas de Barcelona


Colau, podemos, navidad, lazos, golpistas, luces, decoración, PPLa Navidad estará politizada en Barcelona. El ayuntamiento liderado por Ada Colau ha permitido en las luces que decorarán la ciudad por estas fechas, la instalación de lazos amarillos, símbolo de defensa de los líderes independentistas en prisión preventiva.

Si el pasado año la alcaldesa no felicitaba la Navidad, como el resto de líderes políticos, este año el ayuntamiento ha dado un paso más. Las tradicionales luces que se colocan en las calles con motivo de la festividad contarán con un símbolo añadido: lazos amarillos a favor de los golpistas.

Así puede observarse ya en el distrito barcelonés de Ciutat Vella donde las decoraciones han adquirido un tinte político. Además de rehuir de los símbolos católicos, las luces navideñas se han convertido en un instrumento más de propaganda separatista.


El pasado mes de noviembre, la Junta Electoral arremetió contra Colau y suspendió su iniciativa de iluminar los edificios públicos y fuentes con color amarillo. El órgano avaló su decisión alegando que incumplía la neutralidad necesaria para la celebración de las elecciones del 21-D.

No la Navidad, sí el Ramadán
La alcaldesa reniega de todo aquello que tenga que ver con las costumbres católicas. Así lo demostró también el pasado año al no felicitar la Navidad ni hacer mención alguna a las fiestas en sus perfiles públicos de redes sociales.

La regidora alega en estas ocasiones la necesidad de laicidad. Sin embargo, en otras este pretexto queda en el olvido. El ejemplo más claro es que, cada año, con la llegada del Ramadán, Colau felicita a la comunidad musulmana residente en Barcelona.

Además de su mensaje, también destina una parte del presupuesto público a esta festividad. Tal y como publicó OKDIARIO, la alcaldesa gastó más de 6.000 euros para celebrar una fiesta que promocionó a través de la impresión de 1.300 folletos.

“Solsticio de invierno”
El rechazo de Colau a la Navidad le llevó incluso a evitar la palabra en su primer año como alcaldesa.

En su primera Navidad en el Ayuntamiento evitó referirse a la fiesta con ese nombre y, en su lugar, invitó a los barceloneses a “celebrar el solsticio de invierno”. Según Colau, el propósito era “mostrar que hay maneras alternativas de vivir la Navidad de una manera diferente”.

Quejas del PP
Alberto Fernández, presidente del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Barcelona, reclama a Colau que “no permita politizar la Navidad y se respete la neutralidad en las calles”.

Asimismo, Alberto Fernández ha recordado que el Grupo Popular ya denunció en más de una ocasión la falta de neutralidad del gobierno Colau en el Ayuntamiento y las sedes de distrito que desde hace meses cuelga el lazo amarillo independentista en las fachadas de los edificios, sin respetar la pluralidad de una ciudad como Barcelona.