miércoles, 27 de noviembre de 2019

El PSOE se sienta con Bildu para negociar su voto imprescindible a los presupuestos de Navarra



PSOE, Bildu, Navarra, ETA, voto, presupuesto, La socialista María Chivite, investida presidenta de Navarra gracias a la abstención de Bildu, se enfrenta ahora al reto de aprobar sus primeros presupuestos autonómicos. Y también para este objetivo el voto de los bildutarras se antoja decisivo. De ahí que este miércoles delegaciones de ambos partidos se vayan a sentar a la misma mesa con el propósito de llegar a un acuerdo.

Para evitar una única foto con Bildu en pleno proceso de negociación para la investidura de Pedro Sánchez, Chivite también ha citado a Navarra Suma. El apoyo de la coalición constitucionalista a las cuentas navarras haría innecesario el de Bildu. Sin embargo, todos los socios del PSOE (Geroa Bai, Podemos y Ezquerra) ya han advertido que el pacto de Gobierno en Navarra tiene una orientación “progresista” y de izquierdas que hace inviable que las cuentas navarras puedan depender del respaldo de la formación de centroderecha.

En un intento por trasladar que los socialistas están abiertos al acuerdo con los constitucionalistas, su portavoz, Ramón Alzórriz, ha explicado con equidistancia que "con Bildu podemos tener diferencias en cuanto a infraestructuras y en ello podemos tener mayor connivencia con Navarra Suma, pero es cierto que en cuestiones fundamentales como los servicios públicos puede haber más connivencia con Bildu".



La realidad es que ninguno de los socios del Gobierno foral que sostienen a Chivite están por la labor de que sea Navarra Suma quien permita a Chivite aprobar sus primeros presupuestos. "Esperamos que el socio prioritario sea Bildu porque sus políticas van por la justicia social, cosa contraria en Navarra Suma, donde se siguen defendiendo privilegios y rozan el racismo", ha dicho Mikel Buil, de Podemos.

Y más taxativa aún ha sido Marisa de Simón, de Ezquerra. "Si el Gobierno se sienta con la derecha a negociar, Ezquerra no estará en esa mesa". Y como sabe que su escaño también es decisivo, ha aconsejado al PSOE que "no gire a la derecha y apueste por una mayoría progresista de izquierdas".

Durante el proceso para la investidura de Chivite, Bildu aceptó negociar su abstención con los socios de los socialistas, nunca de forma directa con el PSN-PSOE. Sin embargo, dejaron muy claro que tras la elección de la presidenta socialista, exigirían un reconocimiento de su influencia en el Gobierno foral que se pudiera visualizar por la opinión pública navarra.

Los presupuestos de la Comunidad Foral eran la primera ocasión que se presentaba y la foto se convertirá, esta vez sí, en una realidad: los socialistas con los bildutarras negociando en la misma mesa.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Comenta con educación y respeto, a ti no te cuesta nada y no me obligarás a censurarte.